Este miércoles comenzó el proceso de presencialidad cuidada y plena en establecimientos educativos de Jujuy. A esto, las burbujas o grupos se irán integrando "hasta completar la matrícula total de cada curso y de cada establecimiento educativo", se informó oficialmente. No obstante, se registraron serios inconvenientes en algunas escuelas.

Atendiendo al estricto protocolo sanitario preventivo, en varias escuelas de la capital los problemas se fueron sumando a la hora de ingresar a los establecimientos "por la aglomeración de directivos, docentes y estudiantes". Por esto las autoridades tomaron nota para tratar "de ordenar el ingreso a las escuelas en los próximos días", y reiteraron el pedido de uso de barbijo, circular de acuerdo a la señalización, conservar las distancias en recreo, no compartir las botellas de agua o gaseosa y el no ingresar a los sanitarios masivamente, entre otras pautas.

Esta situación alarmó a los padres y madres de los estudiantes que se quejaron por la situación a tal punto que convocaron a una marcha para este jueves a las 8:00 frente a la Escuela de Educación Técnica N° 1 "Escolástico Zegada" por irregularidades en la institución. 

De acuerdo a un documento que circuló en la noche de este miércoles, elevarán un petitorio a las autoridades de Educación y al gobernador Gerardo Morales.

Entre los puntos de reclamo se encuentran la falta de bancos y escritorios para alumnos; mobiliario defectuoso; pocos baños para la cantidad de alumnos y demás personas de la comunidad educativa; limpieza y ventilación de los espacios; higiene en aulas y sanitarios; y actualización del Acuerdo de Convivencia; entre otros.

"Hoy faltaron muchos chicos, a pesar de esto vimos que en cada pupitre había dos a tres chicos sentados", dijo Mario Juárez, padre de un adolescente de segundo año.

Otro de los temas fue que las puertas se abrieron tarde y fue notoria las largas filas que incluyó empujes para lograr un asiento.

"Vinimos temprano porque sabíamos que iba a ocurrir un amontonamiento y no nos equivocamos", exclamó también Elsa Hernández, madre de un estudiante de primer año.

Los padres se quedaron esperando en la puerta del establecimiento, mientras otros esperaron a hablar con los directivos para conocer como seguirá el proceso.