El capitán del seleccionado no pudo evitar las lágrimas después de una victoria que lo tuvo como gran figura. Y sí, la emoción lo desbordó como pocas veces.

Fue una noche de ensueño para Lionel Messi, única. Acaso la jornada que más deseó como jugador. El ídolo y capitán del seleccionado argentino anotó tres goles, y al final del encuentro que lo tuvo como figura, fue lógicamente buscado para la entrevista televisiva.

Fue un momento único, por cómo se dio, cuándo se dio, después de tanto esperar. La verdad es que no había mejor manera de que sea así, y poder estar acá festejando es increíble. Con mi mamá, mis hermanos en la tribuna. Yo he sufrido mucho también... y estoy muy feliz”, expresó antes de soltar una emoción incontenible; imposible continuar la entrevista.

En la noche en que también se celebró la obtención de la Copa América de Brasil con los hinchas, se dio el lujo de igualar y superar en la misma jornada el récord de máximo goleador de selecciones sudamericanas que estaba en poder de Pelé desde hace 50 años.

Messi, de 34 años, anotó a los 13, 63 y 88 minutos del encuentro jugado en el Monumental, y ahora, con 79 goles, es el máximo artillero de selecciones a nivel sudcontinental. Detrás suyo, además de Pelé (con 77) se encuentran el brasileño Neymar, con 69, y el uruguayo Luis Suárez, con 64, otros dos futbolistas en actividad que persiguen el mismo récord.