El gobernador Gerardo Morales estalló luego de que el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, viajara a nuestra provincia para reunirse con la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, y pidiera su liberación. "Es inaceptable que los funcionarios que representan a todos los argentinos defiendan a delincuentes condenados por corrupción", arremetió Morales.

De Pedro visitó a Milagro Sala en su residencia de barrio Cuyaya y aseguró que se trata de una perseguida política. Su presencia hizo reaccionar rápidamente a Morales, que salió con los tapones de punta contra el ministro de Alberto Fernández.

"Estimado Wado De Pedro. Usted es Ministro de la Nación no de una facción, por eso lo invito a que visite a los miles de jujeños y jujeñas víctimas del sistema fascista de violencia, impunidad y corrupción que imperó por más de una década en Jujuy y fue liderado por Milagro Sala", disparó Morales dejando a las claras su malestar por la visita del referente de La Cámpora a la líder de la Tupac Amaru.


"Es inaceptable que los funcionarios que representan a todos los argentinos defiendan delincuentes condenados por corrupción en tribunales de distintas instancias y no respeten las sentencias del poder judicial", adhirió.

A la par, De Pedro cargó contra el gobernador jujeño y la Justicia de nuestra provincia por mantener privada de su libertad a Milagro Sala. Lo hizo acompañado por la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, quien hasta hace dos años era la abogada defensora de Sala.

El viaje no solo sirvió para redoblar la lucha del kirchnerismo contra el Poder Judicial y reforzar la idea del "lawfare", sino que generó un sismo interno en la Casa Rosada por el impacto que tiene en la relación con los gobernadores de la oposición.

Morales había dado a conocer la existencia de llamados con el presidente Alberto Fernández para destrabar la reunión con Juntos por el Cambio por la negociación con el FMI. No obstante, esa cercanía duró poco, ya que ese encuentro fracasó. Algunos consideran que la presencia del Ministro del Interior junto a Sala fue un claro mensaje de respuesta por la posición de Juntos por el Cambio.

Y seguirán así los rounds políticos.