En el Salón Blanco de Casa Rosada, el presidente Alberto Fernández entregó la Distinción Investigador de la Nación Argentina 2021 al doctor en Física, Daniel Raúl Bes, por su destacada contribución en el campo de la física nuclear a lo largo de su carrera científica.

Estuvieron presentes en la ceremonia el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus y la presidenta del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Ana Franchi, quienes galardonaron además a los Premio Houssay, Houssay Trayectoria, y Jorge Sabato.

Cabe destacar que el máximo galardón -salido de los Premio Houssay Trayectoria- se destina a aquella persona sobresaliente del sistema científico nacional por la producción de nuevos conocimientos, la formación de recursos humanos, el desarrollo de innovaciones de impacto social y productivo, y la transferencia de conocimiento.

El presidente Alberto Fernández dijo que “para que seamos una sociedad que avanza necesitamos promover la educación, el conocimiento, el desarrollo científico y tecnológico”, y enfatizó “quiero que la Argentina ponga en valor a sus investigadores y a sus científicos”.

El mandatario explicó que “el desarrollo de la ciencia y la tecnología es central” y que eso “no se puede hacer con un Estado ausente, el Estado debe estar presente promoviéndolo”. A su vez, incentivó a los investigadores e investigadoras a “seguir avanzando, seguir construyendo y seguir haciendo de la Argentina un centro de desarrollo científico y tecnológico como la Argentina puede ser, porque la materia prima de la ciencia y la tecnología son los hombres y mujeres educadas, y eso nos sobra”.

En tanto, Ana Franchi, expresó: “Es un orgullo que nueve investigadores e investigadoras del CONICET hayan recibido estos premios. Es un reconocimiento a sus tareas de toda la vida, en el caso de las y los consagrados, y a una actividad científica prominente y destacada, en las y los más jóvenes”. Y concluyó “Es muy importante el reconocimiento del Presidente de la Nación, junto al Ministro, es otra muestra de una Administración que apoya la Ciencia y Tecnología, y fundamentalmente se apoya en la Ciencia y Tecnología, para llegar a un país mejor, con mayor desarrollo e inclusión”.

Por su parte, Filmus expresó: “Agradecemos a los y las científicas porque han desarrollado a lo largo de los años un esfuerzo especial por permanecer y ser científicos y científicas en Argentina. Nuestros científicos son del mejor nivel, pero han tenido que atravesar políticas pendulares donde no ha permitido estabilizar políticas de estado a mediano y largo plazo, donde la ciencia no fuera importante, donde se señalara que es un país pobre para dedicarse y tener soberanía en esta área. Venimos a premiarlos y reconocerlos”, y destacó que “la política central de nuestro gobierno está dirigida a generar políticas de estado. Reivindicar la ley de Financiamiento del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación y la ley de Economía del Conocimiento es pensar en políticas de estado que no cambien con calendarios electorales. Todo exige medianos y largos plazos. Tenemos que cambiar a una mirada de Estado. La ciencia permite un mundo más justo, donde todos puedan desarrollarse, y los y las premiados tienen que ver con esto. Nuestro compromiso es seguir apoyando a la ciencia y la tecnología”.

Además, durante la ceremonia, se reconoció al biólogo molecular Alberto Kornblihtt, investigador superior del CONICET y miembro del Directorio del Consejo por el Gran Área de Ciencias Biológicas y de la Salud, por ser nuevo integrante de la Academia de Ciencias de Francia como miembro extranjero en la sección de Biología Molecular y Celular Genómica.

Kornblihtt, agradeció el reconocimiento y expresó: “La Academia fue fundada en el siglo XVII y el ingreso en el año 2022 tiene cierta connotación porque es el año en el que se cumple el bicentenario del nacimiento de Luis Pasteur que era miembro de la Academia. Y Pasteur fue el primero en ejercer la vacunación en humanos de forma sistemática contra la rabia. Mi mensaje es por favor, vacúnense, tenemos que vacunar a toda la población y el gobierno tiene que hacer didáctica en esto. Es la única manera en que se van a bajar los efectos de este virus desgraciado. Hay que vacunarse”.

Estuvieron presentes en el acto por el MINCyT el secretario de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación, Diego Hurtado; el secretario de Articulación Científico Tecnológica, Juan Pablo Paz, y el ministro de Cultura, Tristán Bauer, entre otras autoridades.

Quién es Daniel Raúl Bes

Tiene 90 años. Graduado doctor en Física por la UBA (1960), fue investigador y profesor en centros de investigación y universidades de Argentina (Universidad de Buenos Aires, Universidad Tecnológica Nacional, Universidad Favaloro, CONICET, CNEA), Dinamarca (Niels Bohr Institute), Estados Unidos (Carnegie Mellon University, University of Minnesota, Oak Ridge National Laboratory, Los Álamos National Laboratory), e Italia (International Centre for Theoretical Physics); miembro titular de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de la Academia de Ciencias de América Latina y de la 3rd. World Academy of Science; cuenta con más de 140 trabajos publicados en revistas internacionales y dos libros, Quantum Mechanics, con traducción al japonés, y The Treatment of Collective Coordinates in Many-Body Systems, en coautoría con J. Kurchan; colaboró como becario con los nobeles de Física (1975) Aage Niels Bohr y Ben Roy Mottelson; fue cofundador y codirector de la revista Ciencia Hoy; recibió los Premios Konex de Platino (1983), y Bunge y Born en Física (1996), entre otros logros alcanzados.

En palabras de Bes: “La física nuclear estudia la ‘sociología’ de neutrones y protones dentro del núcleo atómico. Durante los años treinta, el principal centro teórico estuvo en el Niels Bohr Institute (NBI), Copenhague. Después de la guerra, los principales referentes, Aage Niels Bohr y Ben Roy Mottelson, recibieron el premio Nobel en 1975 por el modelo nuclear unificado. Tuve la suerte de colaborar con ellos como becario en el NBI (1956-1959) y continuar haciéndolo tras mi regreso a la Argentina. En 1962, me incorporé al Departamento de Física de la UBA, dirigido por Juan José Giambiagi. A mediados de 1964, volví a Copenhague para reemplazar a Bohr y a Mottelson en la guía de jóvenes físicos escandinavos. En julio de 1966, tuvo lugar “la noche de los bastones largos”, por lo cual emigré a Estados Unidos. Fue muy difícil tomar la decisión de regresar a la Argentina, pero en 1971 me incorporé a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), donde se habían reagrupado excolaboradores. Mi investigación fue incentivada por frecuentes visitas a instituciones de Europa, EE.UU., Brasil y Japón. En mi currículum figuran 143 trabajos publicados en revistas internacionales, dos libros y 13 tesistas. A partir de 1987 estudié problemas vinculados al desarme nuclear. Fui cofundador y codirector de la revista Ciencia Hoy (1988-1991). Siendo presidente de la Asociación Física Argentina, entre 1994-1998, atendí problemas relacionados con nuestro sistema científico-tecnológico. A partir de 1998, en mi rol como fundador y primer decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Favaloro, me propuse mejorar la articulación entre la ciencia, la tecnología y la enseñanza de las mismas”.

Premios Houssay, Houssay Trayectoria, y Jorge Sabato

Ciencias Sociales (Psicología, Economía, Cs. de la Educación, Sociología, Derecho, Demografía, Geografía, Cs. Políticas):
Premio Houssay Trayectoria: Dora Estela Celton, quien fue investigadora superior del CONICET en el Centro de Investigaciones y Estudios sobre Cultura y Sociedad (CIECS, CONICET-UNC).
Premio Houssay: Valeria Luciana Arza, investigadora independiente del CONICET en el Centro de Investigaciones para la Transformación (CENIT-EEYN) y la Escuela de Economía y Negocios de la Universidad Nacional de San Martín.

Física, Matemática, Ciencias de la Computación y Astronomía:
Premio Houssay Trayectoria: Daniel Raúl Bes, quien fue investigador superior del CONICET en la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).
Premio Houssay: Yanina Fasano, investigadora independiente del CONICET en el Instituto de Nanociencia y Nanotecnología (INN, CONICET-CNEA).
Premio Jorge Sabato: Silvia Nair Goyanes, investigadora superior del CONICET en el Instituto de Física de Buenos Aires (IFIBA, CONICET-UBA).

Química no biológica, Ciencias de la Tierra (paleontología y geología), del Agua y de la Atmósfera:
Premio Houssay Trayectoria: Alejandro César Olivieri, investigador superior del CONICET en el Instituto de Química de Rosario (IQUIR, CONICET-UNR).
Premio Houssay: Ariel Marcelo Sarotti, investigador independiente del CONICET en el Instituto de Química de Rosario (IQUIR, CONICET-UNR).

Ciencias Biológicas (molecular, organismos y sistemas) y Bioquímica:
Premio Houssay Trayectoria: María Isabel Colombo, investigadora superior del CONICET en el Instituto de Histología y Embriología de Mendoza Dr. Mario H. Burgos (IHEM, CONICET – UNCU).
Premio Houssay: Natalia Wilke, investigadora principal del CONICET en el Centro de Investigaciones en Química Biológica de Córdoba (CIQUIBIC, CONICET-UNC).

Cabe destacar que los Premio Houssay está destinado a investigadores que no hayan cumplido los 45 años de edad al 1 de enero de 2021 y a investigadoras que no hayan cumplido los 48 años de edad antes de la misma fecha, está orientado hacia quienes hayan desarrollado la mayor parte de su actividad científica en el país. Se designará una persona ganadora por cada área de conocimiento que recibirá una medalla, un diploma y $300.000 pesos.

Los Premio Houssay Trayectoria está destinado a investigadores que cuenten con al menos 45 años al 1 de enero de 2021 y a investigadoras que cuenten con al menos 48 años de edad al 1 de enero de 2021, se designará una persona ganadora por cada área de conocimiento que recibirá una medalla, un diploma y $500.000 pesos.

El Premio Jorge Sábato está destinado a investigadores e investigadoras, sin distinción de edad, que cuenten con un historial sobresaliente en transferencias y desarrollos tecnológicos con impacto económico-productivo en sectores críticos para el desarrollo económico y social del país, la persona ganadora recibirá una medalla, un diploma y $500.000 pesos. Por su parte, el Investigador/a de la Nación Argentina recibirá una medalla de oro y $ 2.500.000 pesos.