Los gobernadores Gerardo Morales, de Jujuy; Gustavo Sáenz, de Salta; y Raúl Jalil, de Catamarca, entablaron conversaciones con autoridades del Departamento de Estado Norteamericano, el Departamento de Energía de Estados Unidos y la Embajada de ese país en la República Argentina, a los fines de gestar nuevas oportunidades de inversión en proyectos mineros, sobre todo en producción e industrialización de litio.

“Para nosotros es sumamente importante profundizar la relación bilateral con Estados Unidos y esperar así que más empresas norteamericanas inviertan en nuestras provincias”, expresó el gobernador jujeño.

Los mandatarios fueron recibidos en Washington por Laura Lochman, subsecretaria adjunta de Diplomacia Energética; José Fernández, subsecretario de Crecimiento Económico, Energía y Medio Ambiente y gobernador suplente de Estados Unidos ante el Banco Mundial, el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo y el Banco Interamericano de Desarrollo; y empresarios norteamericanos.

El encuentro correspondió a la cuarta jornada de trabajo de la misión comercial e institucional de los gobernadores del Norte Grande, que cerró agenda en Washington y continuará este viernes en Nueva York.

En este contexto, Morales puso en valor la decisión estratégica de Jujuy, Salta y Catamarca de integrar la Mesa Regional del Litio, “la primera región del país constituida en los términos del Artículo 124 de la Constitución Nacional que nos ofrece esa posibilidad”, expresó Morales y agregó que "estamos en condiciones de dictar normas de alcance regional, con miras a articular la circulación de los factores de la producción dentro de las tres provincias y, de esta manera, evitar dificultades en el tránsito de proveedores locales, de mano de obra y de recursos humanos”.

Luego referenció al litio donde remarcó que "representa una gran oportunidad de desarrollo”, y puso el foco en la producción jujeña.

“Solo Jujuy, el año próximo exportará aproximadamente 3.000 millones de dólares en litio”, anticipó el mandatario provincial y señaló que junto a Catamarca y Salta “produciremos más de 300.000 toneladas de litio en los próximos meses".

“Argentina está en el ojo de las inversiones de muchos países del mundo”, resaltó al tiempo que garantizó “previsibilidad, reglas claras y garantías jurídicas para invertir".

Detalló que operan en nuestra provincia las firmas Sales de Jujuy, con una capacidad de producción actual de 17.000 toneladas, la cual escalará a 40.000 toneladas a fin de año; y Exar que alcanzará una producción a fin de año de 40.000 toneladas.

Esto significa que Jujuy iniciará el año próximo con una capacidad productiva de 80.000 toneladas de litio”, dijo el gobernador y recordó que "en ambos casos, la empresa estatal Jujuy Energía y Minería (JEMSE) tiene participación accionaria”.

A la par, puntuó que las productoras están obligadas a proveer un 5% del producto a valor de mercado, en caso de que la provincia cuente con un proyecto de valor agregado de litio.

El año próximo podríamos tener una disponibilidad de 4.000 toneladas para las empresas que decidan instalarse en Jujuy con una fábrica de baterías de litio”, añadió.

En efecto, Jujuy tiene un convenio con el grupo italiano Ceri para radicar una planta fabril en la provincia, y otro acuerdo con la multinacional china Ganfeng. “Nos encontramos a la espera de la aprobación de la ley de electromovilidad que impactará en la industria automotriz”, recalcó Morales.

En otro orden, consideró imperioso “evitar interferencias en el desarrollo del litio” desde el convencimiento de que “el litio no es solo cuidar el planeta, puesto que también lo salva” y ponderó el rol de las comunidades indígenas en el proceso de habilitación y desarrollo de los proyectos.

Morales se pronunció a favor de abordar y debatir este tema en el ámbito de Naciones Unidas. “El litio, como mineral estratégico y crítico, es fundamental en la transformación mundial de la matriz energética y los sistemas de acumulación de energías renovables”, afirmó.