En la tercera sesión de la Legislatura, los diputados sancionaron la ley Nº 6271 la modificación del artículo 39 del Código Electoral de Jujuy y el artículo 49 de la Ley orgánica de partidos políticos.

Sobre ficha Limpia, se establece que aquellos que tengan doble sentencia con condena no podrán ser candidatos para cargos electivos mientras dure la pena o su eventual revocación.

"Los candidatos y candidatas deberán ser electores hábiles y reunir las condiciones que establece la Constitución nacional, provincial y el Código Electoral provincial como los que exige también la ley orgánica de los partidos políticos; no podrán ser candidatos o candidatas a cargos electivos provinciales, municipales y de comisiones municipales los condenados o las condenadas por sentencia judicial en segunda instancia mientras dure la condena o su eventual revocación", señala la normativa.

Los delitos quedaron establecidos en nueve incisos: contra la administración pública, contra el orden económico y financiero, contra las personas (sólo algunos delitos establecidos en el Código Penal), contra la integrad sexual, contra la integridad civil, contra el estado civil, contra la libertad, contra la propiedad y contra los poderes públicos y el orden constitucional y los delitos comprendidos en la Ley Nacional Nº 27737 (ley de estupefacientes).

"Los derechos no son absolutos, son relativos, y se ejercen conforme la ley que reglamente su ejercicio y lo que se está haciendo acá es modificar el Código Electoral de la provincia y uno de los artículo de la ley orgánica de los Partidos Políticos, lo cual es nuestra función y obligación", indicó la diputada radical Gabriela Burgos.

Por su parte, el presidente del bloque del Partido Justicialista-Frente de Todos, Rubén Rivarola, sostuvo que le pareció bien que se avance en la normativa, "pero no estoy de acuerdo en que sigamos hablando tan mal de la política y me sorprenden algunas expresiones porque se habló de guarida en el recinto", expresó.

"No somos tan malos en la política, nosotros cada cuatro año renovamos, no tenemos un cargo para toda la vida y el que está hace mucho tiempo es porque sale y trabaja, da la cara", abundó Rivarola.

A través de esta normativa, de tres artículos, el candidato o la candidata al momento de la aceptación del cargo ante el Tribunal Electoral y de solidaridad con la plataforma electoral o programa político de su partido, deberá indicar que no está bajo impedimento por haber sido condenado o condenada por algunos de los delitos antes descriptos, teniendo la misma fuerza de declaración jurada.

Señala también que en caso de no cumplimentarse ese requisito, se considerará como no oficializado el candidato o candidata e impedidos para participar en el acto electoral.