El Gobernador de la Provincia, Gerardo Morales trazó una evaluación de la situación epidemiológica y sanitaria de la provincia, donde adelantó que se “incrementaron los casos de manera dispersa”, sobre todo en La Quiaca, San Pedro y Perico, mientras que en capital se mantienen los registros. En ese marco anticipó que el próximo domingo se prevé un nuevo informe del COE.

Con respecto a la ocupación de camas UTI, el mandatario destacó que “está al 50%” con 128 camas de terapia intensiva para COVID, de las cuales 64 están cubiertas, agregando que “el nivel todavía es razonable”.

Además manifestó que se “continúa con la descentralización del esquema de vacunación, manteniendo la prioridad en los mayores de 60 años que hasta el momento no se inmunizaron, como así también en los que deben recibir la segunda dosis”, y puntualizó que “los mayores de 40 años deben concurrir a los centros de vacunación, de acuerdo al orden que establece la terminación de DNI”.

También resaltó que “el miércoles 2, se vacunaron 11.000 personas, número que crecerá ya que el sistema de salud está a pleno en esta misión”

Asimismo, hizo saber que para el domingo 6, está programado un nuevo informe del Comité Operativo de Emergencia (COE). En este sentido, apuntó que en el curso de los próximos días se procederá a evaluar el escenario epidemiológico local, puesto que “incrementaron los casos de manera dispersa”, y anticipó que por lo pronto se resolvió ampliar el equipo epidemiológico a 450 personas.

“Los contagios crecieron en La Quiaca, San Pedro y Perico, mientras que en capital se mantienen los registros”, detalló.

Tras ratificar que “la consigna es mantener abiertas las escuelas, la actividad económica y la administración”, Morales advirtió que “seguiremos haciendo los esfuerzos, pero la segunda ola en algún momento nos tocará”.