El presidente Alberto Fernández, desde el búnker del Frente de Todos, analizó los resultados obtenidos en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias e hizo un mea culpa donde expresó que "escuchamos y vamos a corregir lo que se haya hecho mal", agregando que el oficialismo trabajará para que "en noviembre los argentinos nos acompañen".

Fernández, el único de los presentes que tomó la palabra luego de conocerse los resultados, indicó que "de los errores aprendemos. Hay una demanda y a partir de mañana vamos a prestarle atención y resolver el problema que la gente nos plantea".

Desde el Frente de Todos "escuchamos con respeto y mucha atención el veredicto de la gente" y dijo que "hay errores que hemos cometido y que no debimos haber cometido", manifestó el mandatario.

Sin embargo, se mostró optimista señalando que "en noviembre vamos a dar vuelta esta historia".

Fernández sostuvo que "la campaña acaba de empezar y en noviembre hay que ganarla", ya que el Frente de Todos tiene "un compromiso con el país".

"El país necesita no volver atrás. Necesitamos avanzar con justicia social educación y salud pública", dijo,y agregó: "Tengo por delante dos años de gobierno y no voy a bajar los brazos".

Rodeado por los referentes y candidatos del espacio, aseguró que a partir de mañana el Gobierno va a trabajar "denodadamente" para que "en noviembre los argentinos y argentinas nos acompañen porque seguimos convencidos que estamos frente a dos modelos de país", tras asumir que el resultado de las PASO son "un dato que vamos a considerar".

El Presidente estuvo acompañado en el escenario por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; el titular de la Cámara de diputados, Sergio Massa; el jefe del bloque del FDT de la cámara baja, Máximo Kirchner; y los precandidatos de la provincia y de la ciudad de Buenos Aires, Victoria Tolosa Paz, Daniel Gollan, Leandro Santoro y Gisella Marziotta.