A pesar de las restricciones vigentes y las multas contravencionales anunciadas, los eventos sociales continúan a la orden del día. Tras conocerse la noticia de una fiesta con 121 personas en Palpalá, ahora surge la detención de 65 personas que participaban de una fiesta electrónica que se desarrollaba en una casa de campo ubicada en ruta provincial 5, altura del Paraje Membrillo.

Según señalaron desde la Policía de la Provincia, luego de un minucioso trabajo de inteligencia llevado a cabo por detectives policiales, se pudo saber que se llevaba a cabo una Fiesta Clandestina en una finca en la Localidad de Ocloyas. Hasta allí se apersonaron Personal de Infantería, Comando de Seguridad, Seguridad Vial y otras áreas que intervinieron para poner fin al evento que no cumplía ninguna medida sanitaria.

De ese operativo resultaron demoradas 65 personas, y más de 20 vehículos secuestrados que junto a las personas fueron trasladadas al Departamento Central. En tanto la justicia contravencional dispuso que a cada uno de los participantes se les labre la multa correspondiente.