En el Día Nacional de la Industria Minera, la Cámara Minera de Jujuy (CMJ) dio a conocer una serie de datos alentadores de la actividad en la provincia.

"Cuenta con numerosos recursos y con una industria minera que se propone desarrollarlos de un modo sostenible", remarcó la CMJ y agregó que "hoy la actividad se plantea desde un modelo de desarrollo que satisfaga las necesidades de nuestra sociedad actual: el transporte, la vestimenta, la vivienda, las tecnologías; sin afectar la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades".

"Los emprendimientos mineros de la provincia se encaminan hoy bajo la premisa y los estándares del desarrollo sostenible, entendiendo la importancia de una gestión responsable en términos económico-productivos, pero también atendiendo los aspectos ambientales y sociales", expresó en un comunicado oficial y añadió: "La minería constituye un pilar fundamental en la generación de empleo en Jujuy, es la segunda actividad privada generadora de empleos detrás del tabaco con más de 2 mil empleos en forma directa y casi 10 mil indirectos".

La industria minera ocupa el primer lugar en el ranking de los empleos mejor remunerados. "Es importante también destacar que la Puna -ámbito de desarrollo de la mayoría de los emprendimientos- es también la región más beneficiada con los empleos mineros directos", acentuó la Cámara.

Como parte del llamado “Triángulo del litio”, Jujuy está a la vanguardia de las provincias generadoras de un cambio radical en los modos de almacenamiento energético. El litio es un elemento indispensable para la fabricación de las baterías que almacenan energía limpia. Y esto posiciona a Jujuy a nivel global.

"El sector minero contribuye con la transición energética que impactará directamente en la lucha contra el cambio climático en nuestro planeta. Hasta el momento y con solo una empresa en proceso de producción, Jujuy ya aportó más de 60 mil toneladas de carbonato de litio grado batería", destacó la CMJ y agregó: "En concepto de regalías mineras solo el litio es responsable del ingreso de más $248 millones a la provincia. A estas cifras hay que sumarle todo lo que generan las empresas proveedoras de servicios mineros".

"Este 7 de mayo en el que celebramos el Día Nacional de la Minería parece oportuno recordar que la permanente capacitación y perfeccionamiento constituyen un enorme desafío que tenemos por delante. El mundo laboral requiere cada vez mayor conocimiento y los profesionales con formación para trabajar en cada proyecto", explicó la Cámara y sostuvo que "tenemos la oportunidad de volver a demostrar la calidad del trabajo minero de los jujeños, y no sólo en las empresas mineras, sino que podemos aprovechar el desarrollo que involucra a la minería y trabajar como proveedores de servicios y productos, acompañando ese desarrollo desde nuestras ideas, desde nuestros emprendimientos y desde nuestra gente".

Datos del impacto de la minería en la economía argentina

En las dos primeras décadas del siglo XXI, la minería se convirtió en un sector relevante dentro de la estructura productiva argentina. Según datos que ofrece el INDEC, el sector minero producía el 0,72% del valor agregado bruto a precios corrientes en 2004 y el 0,91% en 2019, con un pico del 1,29% en el año 2006. Este aumento tiene también su correlato en el plano del empleo formal privado, que al haber pasado de 10.200 mil puestos de trabajo formales privados directos a 24.500 se duplicó en el período 2001-2019.

Dentro de la actividad minera, la minería metalífera y -más recientemente, el litio-, a partir de grandes proyectos de cobre, oro, plata y litio en provincias como Catamarca, Salta, Jujuy y, particularmente, San Juan y Santa Cruz, explican el incremento en materia de exportaciones. En 1997, Argentina exportaba 177 millones de dólares de minería (el 0,6% de las exportaciones totales de bienes y servicios). En 2019 las exportaciones mineras alcanzaron los 3.272 millones de dólares (4,1% del total exportado), un crecimiento cercano al 700%.

Sobre el desarrollo de proveedores

Más allá de las cifras, la industria minera cuenta con un potencial muy significativo tanto en Argentina como a nivel mundial. Ese potencial ofrece una ventana de oportunidad (espacio de tiempo corto durante el cual una oportunidad puede ser aprovechada), no solo para variables como la generación de divisas, sino también para el desarrollo de proveedores locales (empresas activas que proveen bienes y servicios a empresas mineras), con el impacto que ello genera en materia de puestos de trabajo y desarrollo territorial y tecnológico.

Si bien la información respecto a la contribución de la minería al desarrollo de proveedores en Argentina es todavía fragmentaria, hay datos duros que muestran la importancia del mencionado desarrollo.

En 2019, la minería compró a otras empresas activas en Argentina por un total de 115.787 millones de pesos, lo que equivale al 0,37% de las compras totales de la economía. Si se desagregan estas compras por subramas y tipo de minería se encuentra a grandes rasgos el mismo patrón que para las ventas: la minería metalífera y de litio explica el grueso de las compras mineras (86,6% contra un 13,4% de la no metalífera).

La industria minera es el sector más relevante como proveedor, con un 24% del total de las compras mineras, seguido por la construcción (17,6%), el comercio (15,3%), los servicios profesionales y empresariales (10,7%), petróleo y gas (8,7%) y transporte y logística (8,5%). Estos seis sectores explican el 85% de las compras mineras.

Cuando miramos y analizamos los números y los indicadores que muestra la actividad minera en la Argentina en los últimos 20 años, notamos por una parte cómo se creció y evolucionó, pero también todo el potencial que la actividad tiene para seguir desarrollándose y contribuyendo fuertemente a las economías nacionales y provinciales.