Personal policial de la Unidad Regional 8 fueron alertados de la realización de una fiesta que no estaba autorizada ni cumplía con las disposiciones vigentes en el marco de las restricciones vigentes para evitar la propagación del Covid 19. En ese marco, en el barrio San José de Palpalá, 56 mayores y 65 menores reaccionaron de manera violenta y otros intentaron escapar tras advertir la presencia de los uniformados.

Según señalaron desde la Unidad Regional, acudieron al llamado de un vecino de calle Juellar, en el barrio San José de la ciudad siderúrgica, donde constataron que había ruidos molestos, y en el momento de tratar de entrevistarse con la propietaria del domicilio la misma se negó, por lo que los agentes rodearon la casa y descubrieron que en el interior había una gran cantidad de personas.

Al intentar hacer cesar la fiesta, los presentes comenzaron a causar disturbios en el interior de la casa, y otro grupo que pretendía escapar por los techos apedrearon al personal y a las unidades móviles.

Controlada la situación se trasladó a todas las personas al Departamento Central, en dónde se constató la presencia de 56 mayores y 65 menores, siendo estos últimos puestos a disposición del juzgado competente.

Se recuerda que en la provincia continúan vigentes las medidas de restricción nocturna de 2 a 6 de la mañana y las reuniones sociales pueden tener un máximo de 20 personas, en caso de su incumplimiento se procederá a aplicar las multas contravencionales que pueden ir de 40 a 340 mil pesos y llegar en algunos casos, hasta el millón de pesos.