El presidente Alberto Fernández llegó a las 10.50 hora francesa (6.50 hora de la Argentina) al Palacio presidencial del Elíseo en París para reunirse con su homólogo francés Emmanuel Macron, en la última actividad de su gira de cinco días por Europa.

Fernández llegó acompañado por su comitiva y fue recibido por una guardia de honor en el patio de entrada del Elíseo, ubicado en el corazón de la capital francesa a pasos de la plaza de la Concorde y del Arco del Triunfo, y luego de dar una breve declaración conjunta, ingresaron para mantener un encuentro.

Macron calificó a Alberto Fernández como "un actor importante en el tormentoso escenario internacional actual" y destacó "la defensa de los derechos humanos y democráticos como objetivos compartidos entre la Argentina y Francia".

Asimismo Macron felicitó a Fernández por el acuerdo alcanzado con el FMI y dijo que "ahora es la ocasión para seguir construyendo el vínculo entre ambos países", en una declaración conjunta en el patio de entrada del Palacio presidencial del Elíseo en París.

Además hizo un pedido de justicia para la muerte de Luana Bichet, la joven francesa que murió tras ser atropellada en el barrio de Palermo, de Capital Federal.

Por su parte, el mandatario argentino volvió a reiterar una suerte de pedido como hizo al canciller alemán Olaf Schotz para que los bancos europeos no canalicen las medidas contra la inflación mundial por medio de tasas elevadas.

Asimismo señaló que "la paz es urgente, necesitamos más alimentos y menos misiles. El mundo no soporta más muertes”, sostuvo Fernández durante su discurso en la declaración conjunta que ambos presidentes brindaron antes de la reunión.

“Hay que frenar el ataque ruso, tal como lo pidió el Consejo de Seguridad de la ONU. Queremos colaborar”, aseguró Fernández.

En el plano de las relaciones bilaterales, Fernández felicitó a Macron por el triunfo electoral reciente qué venció a la derechista Marie Le Pen.

A su vez, Macron planteó la necesidad de seguir avanzando en acuerdos de cooperación en materia comercial, de defensa, energia e intercambio cultural.

Esta es la cuarta reunión que Macron y Alberto Fernández se reúnen y mantienen un permanente diálogo. Fruto de estas relaciones el presidente argentino destacó las relaciones bilaterales y le regaló a Macron una aguafuerte del pintor Antonio Seguí.

Fernández sobre la guerra Rusia-Ucrania y la política argentina

En una entrevista publicada este viernes en el diario Le Monde, Fernández habló de la visita que hizo a Rusia en febrero, cuando se reunió con el presidente ruso Vladimir Putin, y aclaró que "hoy el contexto ha cambiado: ya no es más cuestión de hablar de comercio con Rusia sino de detener esta guerra".

"Hay que poner las cosas en contexto. Cuando me reuní con Putin, Rusia acababa de tender la mano a América Latina con las vacunas Sputnik. Moscú no había lanzado todavía la intervención en Ucrania", recordó y subrayó: "Nosotros hablamos de relaciones puramente comerciales".

En otro tramo de la entrevista con el prestigioso vespertino francés, que adelantó en su edición web la nota al presidente argentino, Fernández fue consultado sobre el motivo de su visita a Francia. "Como presidente de la Celac quiero alertar sobre los efectos de la guerra en Ucrania y de las sanciones a Rusia en las economías de América Latina, que ponen en peligro la seguridad alimentaria y energética", remarcó Fernández sobre los efectos colaterales de la invasión rusa en Ucrania en América Latina.

"Algunos piensan que podríamos sacar beneficios del aumento de los precios de la soja, del trigo, del maíz. Pero en verdad tienen repercusiones negativas en todo el mundo, por el aumento del precio de los alimentos", añadió y reiteró que "es urgente negociar y detener este conflicto".

Además, el mandatario volvió a aclarar que no tiene una pelea con Cristina Fernández de Kirchner y reiteró que si bien "siempre" tuvieron diferencias, no es su "enemiga" sino Mauricio Macri y "la derecha".

"Siempre hemos tenido diferencias con Cristina. Pero ella no es mi enemiga", dijo a Le Monde. "Mi combate es contra Macri, contra la derecha, contra aquellos que desean regresar al tiempo de una deuda insostenible, y la bancarrota virtual de la economía", sostuvo el mandatario argentino.

"Cristina fue Presidenta durante ocho años. Estimo su inteligencia. Ella reclama que escuchemos sus propuestas. Solo que tiene una forma especial de expresarlas", cerró.