Así lo afirmó el presidente de la Comisión Investigadora el diputado Ramiro Tizón al señalar que en las 4ta sesión ordinaria tomó estado parlamentario el pedido de juicio político en contra de los de los doctores José Manuel del Campo, Laura Lamas y Federico Otaola, vocales del Superior Tribunal de Justicia y por no cumplir con los requisitos del reglamento interno de la Legislatura fue desestimado y remitido al archivo.

El legislador señaló que “los motivos carecen de entidad, de fundamento suficiente para ser analizados como pedido de juicio político”, agregando que “el pedido de juicio político es una denuncia por incumplimiento de los deberes a su cargo de un funcionario, y eso no puede basarse en una discrepancia de opiniones entre denunciante y denunciado, tienen que haber causales sólidas”.

Tizón añadió que los elementos que la comisión evalúa y “determina de cuando un juicio político reúne las condiciones para ser analizado y cuando no, y se ha resuelto que no; y tratándose de un juicio político son decisiones que la toma la comisión en pleno, y la comisión en pleno lo determino”, argumentó el legislador.

Finalmente recordó que “algunos juicios políticos fueron desestimados porque los involucrados renunciaron, y no había objeto de seguirlo. El objeto de un juicio político es la remoción del denunciado, y cuando éstos renuncian, no se puede seguir con el trámite porque pierde el objeto, la razón de ser”, redondeó Tizón.